VERO: UN EJEMPLO DE LUCHA TRAS UN DERRAME CEREBRAL

Percepción visual | Terapia visual | Jaén | en Federópticos navas
JUEGOS PARA DESARROLLAR EL PENSAMIENTO LÓGICO (desde infantil)
18 abril, 2018
Videojuegos | Terapia Visual | Jaén | en Federópticos Navas
POR UN USO RESPONSABLE DE LOS VIDEOJUEGOS
27 septiembre, 2018
Mostrar todo

VERO: UN EJEMPLO DE LUCHA TRAS UN DERRAME CEREBRAL

Percepción visual | Terapia visual | Jaén | en Federópticos navas

Percepción visual | Terapia visual | Jaén | en Federópticos navas

Hoy queremos compartir el testimonio de nuestra paciente y amiga más luchadora. Con apenas 30 años, Vero sufrió un derrame cerebral que le cambió la vida por completo. Con el apoyo de su familia, inició varias terapias para recuperarse cuanto antes y conseguir su sueño: sacarse unas oposiciones de administrativo. Junto con el trabajo multidisciplinar de su fisioterapeuta, terapeuta ocupacional y optometrista, y una gran voluntad por parte de ella y su familia, estamos consiguiendo que recupere su vida. Queda mucho trabajo por delante, pero gracias a sus palabras y su ánimo, tenemos más fuerzas y ganas que nunca. Esta es la mejor recompensa para un terapeuta: cambiar vidas.

Soy una chica de 32 años y hace 2 años y medio sufrí un ictus hemorrágico en los ganglios basales derechos por una malformación arterio-venosa congénita. Las secuelas fueron una hemiplejía izquierda severa a nivel de movilidad, y una pérdida de visión del campo visual izquierdo que tenía como consecuencias, entre otras, desequilibrio, inestabilidad, pérdida de la línea media corporal, lo que hacía que siempre estuviera girada hacia ese lado.

Tras una revisión oftalmológica en la que me dijeron que no había nada que hacer para recuperar la visión del lado izquierdo, empecé a buscar alternativas porque estaba segura de que algo se podía intentar, aun siendo consciente de que iba a ser complicado recuperar mi equilibrio, estabilidad y seguridad por culpa de la pérdida de visión. Además estaba empezando a desviar hacia fuera mi ojo derecho debido a que no lo estaba utilizando, mi cerebro empezaba a rechazarlo como inútil.

Después de un año de rehabilitación casi frustrada en el aspecto visual, me hablaron un día de la terapia visual y encontré a Diana. A día de hoy se ha convertido en el ángel de la guarda de mis ojos.

Decido ir a mostrarle mi caso y ponerme en sus manos y, aun siendo realista, me habla de que se pueden intentar varias técnicas que me pueden ayudar a mejorar.

Empecé la terapia, bajo la supervisión de mi neurocirujana, dispuesta a sacarle el mayor partido a mi campo visual bueno. Para ello empecé por probar los “prismas gemelos” en casa para la lectura: empiezo a notar que a la hora de leer y estudiar ya no me como el principio del renglón, además mi ojo derecho empezó a centrarse otra vez como por arte de magia.

Diana sigue con mis revisiones y poco a poco vamos descubriendo que mi ojo derecho empieza a cambiar y recupera su movilidad. Aún no está todo ganado pero esa leve mejoría me anima a seguir luchando por algo que alguien había dado por imposible.

En diciembre empecé a usar los prismas gemelos a diario y notaba como mis gafas se convirtieron en una extensión de mis ojos. Los prismas me abrieron un campo visual que antes creía perdido: soy capaz de ver los coches que pasan por mi izquierda y no choco con lo que hay en ese lado ya que consigo esquivarlo. Empiezo a recuperar el equilibrio, estabilidad y seguridad en mi rehabilitación.

A la vista de que todas mis mejoras son notables, sigo con ganas de seguir unida a la profesionalidad e incansable dedicación de Diana, así la motivación es doble para seguir obteniendo resultados.

Tras realizar una estimulación con luces, empezamos a trabajar en clínica y con ejercicios también para casa. Descubrimos que el campo izquierdo del ojo derecho (el más afectado) ha mejorado un poco, y eso empieza a notarse en la mejora de la marcha y el equilibrio, y ya veo el suelo mientras camino, sin necesidad de bajar mucho la cabeza.

No contenta con ello y fiel a su dedicación y constancia con cada paciente que trata, Diana me propone continuar con terapia activa dirigida a mejorar la concentración y memoria (también algo mermadas tras el ictus) de cara a unas oposiciones que me estoy preparando. Desde el sentido de la visión, seguimos abriendo más vías y ganándole el partido a algo que algunos especialistas dieron como perdido.

Mi eterno agradecimiento a Diana Navas, a toda la gente que trabaja con ella, y a los fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales que están colaborando en mi recuperación, ya que en 6 meses mi mejoría ha sido notable en todos los niveles.

Y seguimos sumando.

Diana Navas Jurado | Optometrista Col. 12788

Soy Óptico-Optometrista. Máster en Optometría Clínica, Contactología Avanzada, Visión Infantil y Terapia Visual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.